Y mis deseos fueron:

Teniendo en cuenta que hay un mundo por descubrir y una vida que arrancar de brazos de un mal guión final…

Grito con el alma tan alto que en mi vida, sea yo siempre la protagonista y nunca mas una observadora.

Elijo vivir, gritar, correr en libertad, llorar de felicidad…

Deseo encontrar mi sitio

Anuncios

Los deseos de esta noche

Llego a un pueblo nuevo, con gente nueva, con expectativas nuevas… de pronto una mujer me para la calle y me dice “mira” estirando su brazo y girando su mirada hacia la montaña, sigo su indicación y veo que de la montaña sobresale un pico piramidal y ella buscando de nuevo mi mirada continúa explicándome que ese es el pico de los deseos “si lo miras con suficiente atención verás que tiene los ojos y la melena de Frómista, allí es donde ella reposa y escucha los pensamientos de cada uno de nosotros desde siempre” … “escucha más fuerte los deseos de los que vivimos aquí en este pueblo porque estamos justo a sus faldas” “nos quiere y nos cuida… somos a las primeras que escucha” yo estaba en un punto entre la risa y el miedo, entre la risita nerviosa y el querer salir corriendo, pero al intentar escabullirme la mujer me sujeta el brazo “desde que llegaste no te quitaba ojo, ten cuidado con lo que piensas… de momento parece que es bueno y te ha aceptado como una más y me ha guiado hasta ti. Asi que aprovecha y esta noche formula uno de tus deseos y entonces conocerás su poder” Al decirme esas palabras se volvió y se fue sin más, yo miré alrededor buscando la mirada y puede que la explicación de alguien más que hubiese presenciado la extraña situación pero no encontré a nadie

Escribir no es un trabajo… por eso hazlo gratis, ponlo en internet y tranquil@ que ya alguien, se lo apropiará y te quitará la autoría.

Ayer entré en mi cafeteria preferida para lograr olvidar la frase que alguien querido me acababa de decir después de una acalorada discusión sobre mi futuro.

– “Escribir no es un trabajo”

La discusión vino a resumir  mi realidad, que si quiero escribir que lo haga gratis porque nunca me van a pagar por ello. Mejor que me vaya a quemarme los ojos “al sitio ese donde trabajo” que por lo menos, aunque poco, me pagan. Eché un vistazo a las estanterías de libros que tenía alrededor esperando encontrar un libro nuevo donde ahogar mis crecientes sentimientos de frustación.

Y en esas estaba cuando vi tres personas que entraban en el recinto. El que iba delante era un hombre alto, de edad dudosa, muy delgado casi huesudo. Era de pelo largo, rubio mezclado con canas. Llevaba dos pequeñas trenzas en las sienes que acababan recogidas en una cola baja con el resto del cabello.

Como si fuese un poco miope se acercó a mi achinando los ojos y me preguntó si venía a la charla. Yo casi de inmediato dije que no, él se disculpó y se reunió con la con la gente que había llegado y les indicó que se acomodaran en el sofá contiguo a mi mesa.

cafe-libreria-la-libre

Entonces sacó un libro de su mochila y lo enseñó al resto.

– Este es el libro del que os hablaba – Enseguida llamó mi atención los alagos de los otros dos interlocutores que hacían pensar que era un libro verdaderamente interesante o importante.

El de la coleta, viendo el entusiasmo siguió ensalzando el libro, incluso nombrandolo como el “libro esencial de la vida”. Como una desesperaba me movía de un lado para otro en mi asiento intentando ver el título sin parecer muy descarada pero en cuando me di cuenta el miope me miró y subió las cejas. Entonces le pregunté bastante nerviosa:

– ¿Qué libro es? ¿de que autor? –

– Son los fundamentos del Samkya – Yo puse cara de poker porque no quería que se notara mi ignorancia – y el autor… es desconocido

La conversación siguió, incluso me quedé a la charla. Pero algo se me quedó grabado:

“Un tratado considerado como esencial en ciertas culturas ni siquiera tiene autoría” Pobre hombre o mujer que no se le reconoció la autoría de su obra y seguro que tampoco pudo vivir de ello. Pero no solo eso, se vé que hubo conflicto entre todos los que se lo querían apropiar que al final consensuaron que la autoría era de un ser mitológico medio humano medio ofidio. Porque sabemos que l@s human@s no podemos hacer cosas TAN buenas… Ahí lo dejo.

 

El hilo rojo del destino o la excusa del porqué te encuentras siempre con la misma gente

El hecho de pensar que estamos predestinados de nacimiento a hacer o padecer algo concreto, me pone los pelos de punta. También es verdad que no somos dueños al completo de las situaciones que vivimos, no somos contructores de nada, ni tenemos tanto poder sobre nuestro devenir como sugieren algunas corrientes modernas acerca del hacerse así mismo un hombre/mujer de éxito (¡qué chorrada!). Nadie tiene éxito si no es con ayuda de otras muchas personas.

Solo un extraño e indómito poder recae sobre nosotros.

Se nos escapa constantemente entre los dedos.

Ese poder, es el poder de dominar el instante, lo que piensas y haces en este preciso instante es lo que determina tu existencia. De hecho, lo que piensas en determinado instante determina lo que pienses en el siguiente… así se consiguen cambios o evolución o no… si no cambias nada, no es porque tengas un hilo rojo atado a tu dedo que te una a otra persona o situación… es simplemente que no has usado tu poder de modificar el instante.

Para quien no sepa la leyenda del hilo rojo.

Para dominar el instante.

La leyenda de Matsyendra (Clase 1)

Primera Clase de Yoga – Comienzo con una serie de post en los que trato de exponer lo que he aprendido yo en clases de Yoga, no trato de dar directrices. Tu siempre estás invitad@ a preguntar, comentar y debatir.

La palabra Yoga, es sánscrito y significa Unión. En Castellano hay muchas palabras que tienen raíces del sánscrito, entre ellas la palabra yugo, del castellano, proviene directamente de la palabra Yoga. A mi me gusta pensar en el Yoga, como un Yugo que le ponemos a la mente para ir por el camino correcto en pensamiento y acciones que nos lleven a mayor conocimiento de nosotr@s mism@s y de nuestro entorno.

La doctrina del Yoga es la más importante de los sistemas filosóficos indios, ya que ha influido en todos ellos y ha conformado a lo largo de los siglos el pensamiento en uno de los países más poblados del mundo, La India.

Hay otros sistemas filosóficos relativamente similares como Vedanta, Nyana, Sankia, Vaisesika y Mimansa, que guardan relación entre sí e incluso tratan de defender una única verdad.

Como fuentes directas del Yoga podemos considerar a los Vedas. El más antiguo de ellos es el texto Rig Veda, colección de poemas cuyo tema esencial es la búsqueda de la felicidad desde la mente humana. Los otros Vedas ( Sama Veda, Yahur Veda y Atharva Veda) son posteriores y tratan de recopilar himnos y ritos litúrgicos.

Otros textos que pueden considerarse fuentes del Yoga son los Brahmana, que son textos sacerdotales; los Upanishad, recopilación de una filosofía más estructurada y evolucionada en su forma teórica y práctica.

También el Bhagavad Gita es un texto fundamental en Yoga junto con los Aforismos de Patañjali que datan, en su forma escrita de 1000 años aC, pero es posible que existiera con anterioridad transmitido por forma oral a falta de un método de transmisión de la información mejor.

LEYENDA

parvati-y-sankara

Sin embargo, cuenta la leyenda que el Yoga es de origen divino y que fue transmitido por Shiva, un Deva (Dios en sánscrito) con poder creador/destructor del mundo.

El mito cuenta que mientras Shiva le estaba explicado la doctrina a su mujer Parvati a orillas del océano Índico. Un pez fue atraído a la orilla por la voz de Shiva y escuchó todas las enseñanzas. Más tarde, de vuelta a los abismos, este inteligente pez puso en práctica lo que había escuchado y se fue desarrollando hasta convertirse en un ser humano. Este pez era Matsyendra.

main-qimg-5589e13168e98fddc6c84d2dacf23ab9-c

Es en ese punto donde la mitología parece unirse con la historia ya que existió un gran maestro del yoga con ese nombre: Matsyendra Naht, nacido cerca de Arunachala en Tamil Nadu.

Personalmente, me imagino a Matsyendra, muy al contrario de los retratos mitológicos y otras versiones, como un pez menudo (no solo un individuo sino muchos) saliendo del agua y contoneándose playa arriba batiendo rápidamente sus aletas y viéndose obligado a obtener oxígeno del aire… así que exhausto, algo en su mente se ve alterado y ante la imperiosa necesidad de sobrevivir sigue internándose en un mundo desconocido para él: una inmensa playa llena de arena fina y cálida para buscar un nuevo hogar.

Todos los obstáculos en su camino se convertirán en un salto evolutivo, primero a nivel mental y luego físico. Así que no es de extrañar que de esos intrépidos Matsyendra haya surgido la humanidad entre otros seres.

Volviendo a la leyenda ¿Querrá este mito darnos a entender que la evolución del ser humano ha sido una combinación entre la necesidad vital y la voluntad interna de los seres?…

Sea como sea, la simbología del pez se repite en diferentes culturas con connotaciones similares de creación y divinidad. ¿ porqué tanta fascinación humana en este sentido?

Son preguntas que debemos hacernos para conocernos mejor a nosotr@s mism@s.