Hay que escribir a pesar de todo

Ya lo recalcaba Agatha Christie: “La tristeza es la cuna de inspiración de todo escritor” y es que la escritura se vuelve una herramienta que nos permite el desahogo de esos pensamientos encerrados que gritan en nuestra mente.

En este misterioso mundo, siempre existen momentos que nos llevan a caer en un pozo de infravaloración. Nos obsesionamos con nuestra situación particular y creemos que somos la persona más desgraciada del mundo. A la vez, hacemos una revisión de todas nuestras derrotas del pasado y calculamos una previsión de futuro negra como la tinta de un calamar.

Entonces sientes un impulso repentino de escribir tus sentimientos destructivos en un papel.

La mano de este hipotético escritor desolado se mueve entonces con fluidez. Identificando sus dolorosos sentimientos con precisión, tal vez esté rojo de ira o alguna lágrima se derrame por sus mejillas. Pero debe seguir escribiendo, debe dejar un testimonio vital de ese dolor que le consume. Debe denunciar con sus frases lo disconforme que se siente con el mundo, intentando que a golpe de palabra, como si de un conjuro de alquimista se tratara, estuviera invocando a un ser superior y pidiéndole que venga en su rescate.

El furor de la tormenta de tinta se difuminará con el tiempo. Y tal vez varios días después, él mismo releerá sus palabras: “Es lo mejor que he escrito” pensará. Y tal vez sucumba ante un hechizo felicidad que el mismo creó dotando a las palabras de magia. La magia de cambiar el estado de ánimo de las personas.

Esta situación pasa a menudo. La escritura creativa es una forma de expresión humana, que te puede hacer ganar mucho dinero pero también puede curar esas heridas emocionales enquistadas en nuestro pensamiento y seguro que puede hacer  muchas cosas más. Es un campo de investigación inexplorado.

Por eso, hay que seguir escribiendo a pesar de todo.

 

Anuncios

16 Comments

    1. Aunque las emociones sean poco alegres, al final dan lugar a tus creaciones y eso debe ser algo positivo, porque ya sabes hay que seguir escribiendo sea como sea. Un abrazo

      Le gusta a 1 persona

  1. Hola. El comentario no tiene que ver con la entrada. Estoy aprovechando el espacio para ver si así puedo reconectar. Nos estamos siguiendo mutuamente pero cada vez que aparece un “Me gusta” tuyo en uno de mis artículos y a partir de allí aparece tu dominio al seleccionarlo me aparece un mensaje de que el blog está como desactivado o discontinuado. Espero que ahora que pude ingresar desde aquí ya no tenga problemas para acceder. Gracias y perdón a todos por la intromisión

    Le gusta a 1 persona

  2. Sí, sí, sí y, después, sí. Uno debe escribir sobre todo. Sobre lo que le gusta y sobre lo que no le gusta. Hay que escribir sea cual fuere el estado emocional en el que nos encontremos en ese momento. Sí a todo.
    Jaques Derrida (creo) decía que no se escribía con la cabeza, sino que se escribía con las manos. Escribir, es decir el mismo acto de poner en un papel nuestros pensamientos, nos lleva a lugares que nosotros mismos desconocíamos y que valen la pena ser explorados.
    Una estupenda entrada.

    Un fuerte abrazo.

    Le gusta a 2 personas

    1. Me encanta que te haya gustado. Y encima siempre me sorprendes con datos que desconozco, y que me encanta aprender. Tu si que tienes que seguir escribiendo sea como sea. Nunca dejes de hacerlo. Un abrazo.

      Le gusta a 1 persona

  3. La mayoría de veces me resulta imposible escribir una sola palabra, todo me cansa, me agota. Veo que esto no me lleva a ninguna parte, que no termino mi historia, que no quiero que nadie lea porque no está terminada y aunque lo estuviera… en fin lo dejo aquí, estoy algo deprimida con el tema de ser escritora y todo eso. Se que la mayoría lo lleva mejor pero yo solo lo sobrellevo, no me veo con fuerzas de otra cosa. Perdón por el testamento que acabo de escribir.

    Le gusta a 1 persona

    1. Eso me pasa de continuo. Y no me puedo considerar escritora, esto es solo “algo que me gusta hacer”. Aunque pensándolo mejor, es “algo que necesito hacer”. Si no escribiera no sé donde estaría mi válvula de escape. Tal vez en ver la tele o salir por ahí a qué algo me entretenga, pero seguro que no sería tan creativo como esto. Que a pesar de que sé que hay miles de millones de personas que hacen esto mejor que yo y de que la mayoría no pueden vivir de ellos, yo sigo aquí con mi ilusión. A menudo pienso en no volver a entrar al blog y de no continuar mis historias. Pero luego vuelvo a llenar este hueco, que aunque pequeño es mi hueco, mi rincón. Y lo miro por el lado bueno, no puedo vivir de ello por lo cual tampoco es una obligación, si no me apetece no lo hago y si escribo algo realmente malo tampoco pasa nada por publicarlo, a fin de cuentas no tengo nada que perder. Y del hecho de no terminar los relatos… yo tengo dos que no consigo terminar, y mirándolo por el lado positivo, mientras no lo termine, todos los finales son posibles y se abre un abanico de expectativas increíbles, lo que te impulsa a dar unos giros muy interesante y únicos en tus obras. No dejes de escribir, hazlo a pesar de todo eso.

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s