El Ego es fango

Cuando tienes el ego tan grande, que todo tu pensamiento gira en torno a ti a tus circunstancias y estás completamente sumergid* en ti mism*, ya sea para bien o para mal, todo eso, te impide entrar en tu castillo. Entendiendo tu castillo como esa situación mental en la que te encuentras en equilibrio.  Así que te quedas fuera, en la frialdad de la noche, donde las preocupaciones, el odio y el egoísmo te persiguen sin parar y tus pies avanzan con dificultad… porque el ego es fango.

La gente más sabia, ha dicho siempre que tod*s estamos más o menos enfangados y hasta la fecha no conozco ninguna expresión mejor pare definir nuestra situación. No lo neguemos, todas las personas pecamos de lo mismo. Tenemos defectos y constantemente tenemos que luchar contra nuestro ego, para mantenernos en la realidad.

Hay que desprenderse de una vez de ese egocentrismo. Solo somos unas criaturas más. Nos pasamos la vida soñando lo que no somos y esperando obtener en la vida más y más cosas, más y más emoción, más y más… pero lo que es seguro es que de una manera u otra moriremos. Sin embargo, no nos preparamos para “eso”, algunas nos contentamos pensando que habrá otra vida después… pero solo vemos cuerpos putrefactos y un enigma  enorme que nos consume por dentro y que preferimos olvidar hasta que nos llegue nuestra hora.

Y cuando nos llegue nuestra hora nos entrarán las prisas por estar en “paz”, equilibrar el karma… Nos entra miedo, desesperación… porque claro nos hemos atado en vida a las cosas que tenemos, a lo que comemos, a nuestra posición social, a la compañía de un grupo o pandilla a la cual pertenecer, al éxito profesional y personal… Esto nos hace ver que nuestra muerte será trágica, porque lo único que hemos acumulado en este mundo es  ese “fango” que no te vas a poder llevar y del que te tienes que desprender de golpe…

Pero algo se puede hacer, las personas más sabias lo dicen:

¡Despréndete del fango y entra ya en tu castillo!

Anuncios

3 Comments

  1. Creo en un ego saludable. Este es una poderosa y positiva herramienta, que consigue que valoremos la bendición que es nuestra vida y lo que el universo ha dispuesto cerca para nuestra felicidad. Nos permite además, mirar al otro en profundidad, aprender de él y reconocer su aporte. Un ego mal llevado, sin embargo, es tal cual lo describes, un tortuoso y árido camino cuyo único final es el abismo. Gracias por la reflexión, Gina. Empiezo mi día con ella, como con el sol. Un abrazo.

    Le gusta a 1 persona

    1. No podemos separarnos de nuestro propio Ego, ¡no seríamos seríamos seres humanos! ¿verdad? Aunque cuanto menos egoístas mejores personas seremos. Un saludo enorme, y mucho gusto de haberte conocido. Seguro que tendremos más ocasiones de comentarnos ¡Que pases un buen día!

      Le gusta a 1 persona

  2. El ego, esa idea de nosotros mismos, tan válida para construir una sociedad o a veces destruirla… Pero es sólo una idea de una secuencia temporal “fui-soy-seré”. Aceptando que es una idea, podemos amar nuestro ego, dejando el barro a nuestros pies 🙂 Gracias.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s