El monje y la joya

Un monje andariego se encontró, en uno de sus viajes, una piedra preciosa, y la guardó en una bolsa.
Un día se encontró con un viajero y, al abrir su bolsa para compartir con él sus provisiones, el viajero la vio y se la pidió. El monje se la dio sin más.
El viajero le dio las gracias y marchó lleno de gozo con aquel regalo inesperado que le bastaría para obtener toda la riqueza que pudiera desear…
Sin embargo, el tiempo pasó y el viajero no era más feliz. Así que, volvió en busca del monje de la eterna sonrisa, lo encontró, le devolvió la piedra preciosa y le suplicó:
“Ahora te ruego que me des algo de mucho más valor que esta piedra, valiosa como es. Dame, por favor, lo que te permitió dármela a mí, que es la verdadera joya”

Anuncios

5 Comments

      1. De nada. Pues las reglas son estas, pero cada uno al final hace lo que quiere.
        – Agradecer al blog que te nominó.
        – Contestar las preguntas.
        – Nominar a otros.
        – Y si nominas que preguntas quieres que te contesten.
        Las reglas dicen que hay que hacer 11 preguntas, pero tú haz lo que quieras.
        Cualquier duda aquí estoy. Un beso 🙂

        Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s